Corporación RICA


NUESTRA HISTORIA

¿Quién no reconoce el inigualable sonido de una Botella Coca-Cola cuando le quitamos la corcholata? Esa sensación es sinónimo de antojo, sabor y felicidad.

La historia de Corporación RICA incluye un episodio que tiene mucho que ver con ese sonido emblemático, ya que nuestro fundador, Don Antonio Rivera Venegas, cambió por completo la historia de las embotelladoras en nuestro país: inventó un troquel para fabricar corcholatas en serie.

Ese sólo es un capítulo de nuestra trayectoria de más de 70 años, que inició cuando Don Antonio fundó Embotelladora La Minera para embotellar y comercializar los productos de la familia Coca-Cola. Fue el origen de un sueño que, después de muchos años, sigue vigente.

1943: Inicia el sueño

Don Antonio Rivera Venegas, quien desde muy joven destacó por su espíritu emprendedor, funda Embotelladora La Minera, que en ese entonces era la mayor franquicia de Coca-Cola en el mundo para una persona física. La nueva embotelladora brindaba servicio en Hidalgo y Morelos y sería el inicio de una aventura que trascendería a través de varias décadas.

1965: Un gran legado

Él escribió el primer capítulo de esta gran historia y su nombre es digno de recordarse: Don Antonio Rivera Venegas. En 1965 murió y, aunque los accionistas se separaron tras este suceso, el legado de nuestro fundador prevalecería hasta nuestros días.

1986: RICA

Surge el nombre que nos daría una personalidad única por su profundo significado: Organización RICA –acrónimo resultado de la unión de los apellidos Rivera y Castellanos, de nuestro fundador y su esposa–, compuesta por Embotelladora de Cuautla y Embotelladora La Minera (que años más tarde cambiaría su nombre a Embotelladora Las Margaritas).

2005: La unión

Embotelladora de Cuautla y Embotelladora Las Margaritas se unen bajo el nombre de Embotelladora Las Margaritas, y como Corporación RICA ante la Industria Mexicana de Coca-Cola.

2008: La diversificación

En este año nos inundamos de aún más sabor, ya que comenzamos con la distribución de los deliciosos productos de Jugos del Valle.

2012: También productos lácteos

Y no nos detuvimos allí: en 2012 participamos en la adquisición de Santa Clara, con lo que incursionamos en la producción y comercialización de productos lácteos de la más alta calidad y, por supuesto, con un sabor inigualable.

2016: La consolidación

La historia que comenzó como el sueño de un hombre visionario sigue vigente. ¿En qué se ha convertido ese anhelo? En lo que somos hoy en día: una empresa sólida, con más de 2 mil colaboradores, cuyo servicio abarca 4 millones de habitantes aproximadamente.

Con entrega, constancia, calidad y pasión, buscamos preservar el legado de Don Antonio Rivera, manteniendo la convicción que vio nacer a esta gran compañía: ofrecer productos que forman parte de la vida de las personas y dejar una huella indeleble en las comunidades donde tenemos presencia.